Un autodidacta artista de la jardinería

Maravilloso, deslumbrante, cualquier calificativo queda minimizado al apreciar de lunes a viernes los jardines de la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila.
Se siente uno en exteriores de un hotel, de tanta organización. Las plantas se perciben podada a la misma altura y que decir de la fabulosa limpieza que Demetrio Juan Proenza Batista, le proporciona al entorno.
A Proenza, siempre le gustó este bello oficio, pero nunca había logrado cumplir su sueño. Cuando supo de la convocatoria realizada por el Departamento de Recursos Humanos de la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila, optó por la plaza. Y con infinito amor, dedicación y entrega diaria logra dar esplendor a los jardines.
Al presenciar cada espacio donde se encuentran estas bellezas que nos ofrece la naturaleza, observamos también la mano del hombre que las perfecciona y adecua según sus necesidades.
Con tan solo un año en el sector eléctrico, todos le reconocen el trabajo realizado. Su sentido de pertenencia es único. Demostración de que toda obra que se haga con amor ofrece recompensas, en este caso a la vista y al alma de cada trabajador, que se deleita con la belleza del trabajo realizado por este autodidacta artífice de la floricultura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.