Los eléctricos supieron encarar al Huracán Irma en Ciego de Ávila

Tomado del periódico Invasor
Detalles
Escrito por Moisés González Yero Fotos: Nohema Díaz Muñoz
Categoría: Ciego de Ávila se levanta
Publicado: 25 Octubre 2017
Creado: 25 Octubre 2017

Al huracán Irma puede vérsele desde el presente y, también, desde el pasado. El ahora en la provincia de Ciego de Ávila implica mucho trabajo para encarar la destrucción; mientras que lo sucedido propicia reflexionar sobre qué se hizo bien o mal en cuanto a los tantas veces elaborados y entrenados “en seco” Planes de reducción de desastre.

A un repaso de las vías asumidas por la Empresa Eléctrica, hemos asistido a mes y medio de que la tormenta dejara de sacudirlo todo. Contaba Diosdado Hernández Eduardo, director de esa entidad, que el primer paso y, determinante en el afán supremo de preservar las vidas humanas, fue con las primeras ráfagas de vientos ir desconectando los circuitos eléctricos, lo cual inició a las 6:40 de la tarde por el municipio de Bolivia y concluyó, en toda la provincia, a las 9:52 de aquella interminable noche del 8 de septiembre. En el territorio no hubo que lamentar pérdida de vidas humanas por cables o postes derribados.

Después, todo anduvo según lo previsto. Tras evaluar el potencial energético que había quedado con cierta disponibilidad se lograron las primeras conexiones de centros vitales de la salud, el bombeo de agua y de producción de alimentos. El ciclón incluso azotó durante casi todo el día 9 y, el 10, a las 6:36 de la tarde, quedaron energizados el hospital de Ciego de Ávila, una parte del sistema de Acueducto y los circuitos Expreso, Tres y Siete.

Cada estructura de la industria eléctrica se plantó firme para enfrentar ese momento extremo de colapso temporal del Sistema Electroenergético Nacional, para ir dando forma a la generación por islas. Empuje que resultó cada vez mayor, hasta que se hicieron presentes las brigadas solidarias de las provincias de Guantánamo, Las Tunas, Granma, Sancti Spíritus y Camagüey.

Aunque tales precisiones han formado parte, por separado, de algún espacio informativo, no es ocioso reiterarlas pues constituyen el preámbulo de una cosecha conseguida por muchas manos, que al final llegaron a tener sobre el terreno a 382 hombres y mujeres. Y ese saldo también es historia.

¡Quién iba a creer que en solo 20 días quedaran restaurados tantos kilómetros de cables maltratados, como los que cubrirían dos veces el largo de la isla de Cuba! 253,8 de líneas de subtransmisión, 1 064,4 de líneas primarias y 838,4 de líneas secundarias; además del reajuste o reposición de 1 679 postes y del diagnóstico de 287 transformadores eléctricos.

Tanta contribución y en tan poco tiempo, evidente en resultados, por supuesto que merece ser exaltada. Motivo por el cual una representación de los linieros y trabajadores de la Empresa Eléctrica avileña se reuniera este 24 de octubre en el Teatro Principal de Ciego de Ávila, escenario de júbilo que contó con la presencia de Alfredo López Valdés, ministro cubano de Energía y Minas, de José Cabrera Cabrera, secretario general del Sindicato Nacional de ese ramo, y de las principales autoridades políticas y de gobierno de la provincia.

Después del acto, las vitrinas de la Empresa y de todas las Unidades de Base de la Industria Eléctrica del territorio, sumaron a la ya recibida Bandera de Proeza Laboral, un Reconocimiento Especial, expresión de los intensos días vividos en las dos decenas finales de septiembre de 2017.

Y como dijera Félix Duarte Ortega, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en el territorio, lo conseguido constituye estímulo a la contribución solidaria, en eventos semejantes, no solo dentro del país, sino también en apoyo a las islas y territorios del área geográfica circundante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.