Nuestra Historia

Dedicatoria: A Carlos Ramos Córdova: trabajador de los servicios comerciales, iniciador del pequeño Taller de Calibración de Contadores de Energía Eléctrica, construido con esfuerzo e innovación y convertido hoy en Laboratorio con certificación de calidad y el primer historiador de esta Empresa, quien en 1987 se dedicó a la tarea de investigar sobre el desarrollo de la electricidad en la provincia. Él nos legó el documento “Síntesis histórica del desarrollo eléctrico en la provincia Ciego de Ávila y de la planta eléctrica Cloroberto Echemendía, una de las principales fuentes de este libro. Agradecimientos A Jorge Luis Moreira Pérez, por permitirme usar los datos por él recopilados en su libro La Electrificación de las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila. Cronología Histórica 1881-2016, inédito. A MSc. Ángel Cabrera Sánchez, historiador de la ciudad de Ciego de Ávila, por la ayuda prestada en la búsqueda de información y de imágenes en el Archivo Histórico de Ciego de Ávila. Contexto histórico de los inicios de la electricidad en Ciego de Ávila. Al finalizar la guerra de independencia Ciego de Ávila atravesaba una situación precaria por los estragos ocasionados por la guerra y la criminal política de reconcentración dictada por Valeriano Weyler. Según el magazine Álbum Rojo, editado en 1929, tal eran de críticas las condiciones que se llegó “al extremo que para subvenir las modestas atenciones del Municipio, hubo de solicitarse de la Comandancia General del Departamento (Gobierno Interventor) cubriera el déficit que resultaba”. Pero Ciego de Ávila, con una población de 4242 habitantes, según censo de 1907, con sus fértiles tierras rojas y un rico manto freático, a pesar de la corrupción imperante y los estragos antes mencionados, en los primeros años del siglo XX, rehacía su economía, fortalecida por la penetración de capitales norteamericanos e ingleses y un crecimiento poblacional destacado por el arribo de inmigrantes españoles, árabes, chinos, haitianos y jamaiquinos. Los consorcios norteamericanos construyen centrales azucareros en la región, entre ellos el coloso Steward. El ferrocarril central, cuyo principal promotor fue el magnate ferroviario norteamericano William Van Horne –como recuerdo de esa época todavía tenemos una calle con su nombre, de apenas dos cuadras por la parte sur del actual parque Maceo y que se extiende hasta el local que ocupa la prensa- recién se estrenaba con sus soplos de vida y progreso. El 29 de septiembre de 1902 el Ayuntamiento avileño prohíbe la construcción de casas de guano en la capital de término municipal. Se expuso que ” (…) teniendo en cuenta que se impone con carácter urgente la necesidad de atender al mejoramiento de las construcciones urbanas de este pueblo para así proteger y amparar la marcha progresiva del mismo, siendo una de las medidas más principales la de prohibir las construcciones de guano, no solo por los graves perjuicios llamados a ocasionar a las de teja y otros materiales que existen, dado lo frecuentes que son los incendios que ocurren originados por las casas de guano, sino también porque mientras se toleren o consientan las fabricaciones de esta clase dentro del casco del pueblo, nunca podrá prosperar en belleza y ornato, porque serán muy contados los que edifiquen de otros materiales, unos por lo económico que les resulta y otros por no exponer sus intereses haciendo buenas construcciones para que, más tarde, puedan ser pasto de las llamas por consecuencia de las de guano. Considerando que mientras se continúen permitiendo fabricaciones de guano se haya más en peligro la existencia de los otros edificios urbanos del Pueblo: “Y considerando también que aunque por el momento aparezca que se perjudica a las clases más necesitadas; pero el deber ineludible de velar y atender en primer término a la conservación del Pueblo en general, ofreciendo la protección debida a las construcciones estables y de valor que existen, que son las que en resumen le dan vida real, positiva y de verdadera importancia, imponen, por otra parte, la necesidad de tomar medidas aunque enérgicas, pero necesarias al efecto.” En 1905 el primer transporte colectivo de pasajeros recorrió las calles avileñas —vehículo de tracción animal que por su forma recibió el singular calificativo de «El Alacrán», propiedad de Carlos Massiá. En 1899, los límites del poblado de Ciego de Ávila eran al norte la calle Benavides, al sur, Chicho Valdés, al este Narciso López y al oeste Fernando Callejas, pero en 1906 comienza la ampliación de la incipiente ciudad. El 30 de agosto de 1906, aprueba el Ayuntamiento la propuesta de David Demarest, de construir una urbanización de nueve manzanas en su finca rústica Las Tablas, dando nacimiento al reparto Vista Alegre. El 15 de diciembre del mismo año, el ayuntamiento aprueba la construcción de un reparto en terrenos propiedad de Ángela Hernández y Rodríguez de Vánegas, posteriormente dueña del teatro Principal, en el territorio que abarca desde la calle Chicho Valdés por el norte, el ferrocarril central por el sur, Marcial Gómez al este y José María Agramonte al oeste. En los años siguientes bajo el influjo de la producción azucarera, la ciudad continuó su expansión. En el sur, el hacendado Vicente Iriondo y de la Vara funda otro reparto, al que nombró con su apellido. Posteriormente fueron fundados los repartos Vista Hermosa, Maidique, Díaz Pardo, La Loma y Clarita (en la zona donde están enclavado el Hospital General Docente Antonio Luaces Iraola) En estos años aparecen la mayoría de los mejores exponentes del patrimonio arquitectónico de la ciudad, como la Casa Pérez (actual Cruz Verde) y la Farmacia La Fe, el edificio más lujoso de la ciudad (actual Sociedad Árabe, construidas en 1907, el teatro Iriondo y el Hotel Sevilla en 1910, y en 1911, el Ayuntamiento, edificio que hoy alberga la Asamblea Municipal del Poder Popular. En 1909, llega a la incipiente ciudad el primer automóvil, conducido por un emprendedor espirituano y dos años más septiembre de 1911, se produjo un acontecimiento novedoso para los avileños, a solo días de la llegada de la electricidad, comenzó a circular el primer taxi, por las polvorientas calles. Es el año 1911, gobierna la ciudad, el alcalde Adolfo Morgado Paz que pone fin a todo acto ilegal que atentara contra el orden urbanístico de la ciudad, por lo que en noviembre quedan aprobados los primeros ordenamientos municipales. Con la expansión urbana, se hizo necesario reubicar el cementerio, ya que este se encontraba en la manzana delimitada actualmente por las calles José María Agramonte al oeste, Simón Reyes, al este, Ciego de Ávila, al sur y Cuba, al norte. El problema fue resuelto cuando el acaudalado hombre de negocios y exalcalde de Ciego de Ávila, Alejandro Suero Balbín, dona su finca El Bagá, para la construcción del actual cementerio. En la pretendida ciudad la iluminación del parque Martí y el alumbrado público se efectuaba con lámparas de carburo. En los hogares, las mencionadas lámparas de carburo, el quinqué, el farol y la vilipendiada chismosa. Todavía la corriente eléctrica, de la que Martí expresó “es como la de las estrellas, y hace pensar… en que ha de parar el mundo, cuando sean buenos todos los hombres, en una vida de mucha dicha y claridad, donde no haya odio ni ruido, ni noche ni día, sino un gusto de vivir, queriéndose todos como hermanos, y en el alma una fuerza serena, como la de la luz eléctrica”, era un ilusión para los avileños. Historia del desarrollo de la electricidad en Ciego de Ávila. En nuestra provincia donde primero se conoció la electricidad fue en La Trocha Júcaro-Morón, el 19 de agosto de 1897. Esta línea militar perseguía fines concretos: aislar la lucha independentista en los departamentos orientales, desgastar y privar a los mambises de ayuda en abastecimiento, armas y pertrechos, y evitar que la guerra afectara sus bases de sustentación económica en el occidente del país. La Trocha en su inicio contó con 17 fuertes y ya en 1874 contaba con 17 fuertes y 16 fortines teniendo a su custodia más de 5000 hombres los cuales contaba con un moderno armamento de infantería y 10 piezas de artillería las cuales se podían mover a lo largo de la trocha por un ferrocarril de vía estrecha lo que permitía también mover con rapidez la tropa de un lugar para otro. En 1897 fue terminada esta costosa labor, bajo el mando militar de Weyler, para entonces la Trocha contaba con 68 fuertes, 60 blockhaus, 401 escuchas, una torre heliográfica, una fábrica de gas, una tupida alambrada, varios pozos y fosos, campamentos, hospitales, un arsenal de guerra de 26 cañones de diversos calibres con parque suficiente y una dotación entre doce y quince mil soldados con armamentos modernos de infantería que se podían mover con rapidez por esta a través de una línea de ferrocarril de vía estrecha. En Ciego de Ávila una torre óptica o heliográfica, emitía señales lumínicas hacia otra torre situada en Arroyo Blanco, o hacia el resto de los fortines lo que permitía una rápida información de la presencia de las tropas insurrectas, así como una alambrada y fosos “Imposibles” de franquear por la caballería y la infantería. La metrópoli española, como evidencia de que seguía apostando por la inexpugnabilidad de esa línea fortificada, creo un sistema de iluminación que iluminaba los fortines con proyectores de luz que permitían la lectura de un manuscrito a 500 metros del foco. Como cada fuerte estaba separado por un kilómetro, la iluminación era óptima. Además, entre ellos, quedó prohibido erigir edificaciones que interceptaran los rayos luminosos y produjeran sombras perjudiciales para la vigilancia. Sobre el sistema de iluminación escribió el ingeniero José Gago “Sobre el parapeto de carriles hay una plancha de acero que se levanta para proteger el aparato y no se baja más que la correspondiente al lado por donde se va a arrojar la luz. El aparato proyector consiste en un depósito que contiene una esponja empapada en gasolina, a través de la cual pasa una corriente de oxígeno que sale por un mechero con tubo capilar, donde se enciende chocando con una barrado cal, que se pone incandescente y arroja una luz de gran intensidad, la cual es recogida por una poderosa lente de 40 centímetros de diámetro. Cada aparato tiene una dotación de tres tubos, cada uno de los cuales contiene seis metros cúbicos de oxígeno a una presión de 125 atmósferas; de estos tubos, uno se halla utilizando, otro de repuesto en la torre y el tercero llenándose en la fábrica. En la práctica no se encierran en los tubos más que cuatro metros cúbicos, a una presión de 100 atmósferas, porque más allá de este límite, la máquina de compresión trabaja con gran esfuerzo y hay más exposición a un accidente, con tanta más razón, cuanto que es más que suficiente esa cantidad de oxígeno, pues según hemos dicho, se exigió la lectura de manuscritos a 500 metros del foco, y se han llegado a descifrar palabras a 1 500 metros, de modo que cada luz puede iluminar un kilómetro de radio; así es que las luces se encienden alternadas, es decir, una noche las de las torres pares y otra las de las impares”. Máximo Gómez, quizás desconociendo el verdadero origen de la iluminación escribe, el 23 de septiembre de 1897, en su Diario de Campaña: “El enemigo refuerza su línea, la luz eléctrica despide rayos de dilatadas claridades por toda ella; las rondas nocturnas no se interrumpen, las escuchas son permanentes. En la Trocha de Júcaro siempre es de día por la claridad y porque allí la gente no duerme.” El primer alumbrado que usó la energía eléctrica en Ciego de Ávila fue en esa época en la estación de ferrocarril ubicada en el área circundante a lo que es hoy el parque Máximo Gómez La pequeña planta estaba conformada por un motor de 1 hp de potencia, acoplado a un generador de corriente directa, que energizaba a 14 bombillos incandescentes de 16 bujías cada uno. Fue instalada y costeada por el Capitán de ingenieros Félix Madinaveitia. Del actual Ceballos encontramos noticias que nos refieren que fue el primer asentamiento en tener electricidad en la antigua provincia de Camagüey. José Antonio Quintana García, La colonia norteamericana de Ceballos (I), publicada el 18 de octubre de 2014, en el periódico Invasor expresa que: ¨A la par del desarrollo agrícola, Ceballos crecía. Según el historiador y periodista Jorge Luis Betancourt, autor de un libro sobre esta colonia yanqui, el poblado tuvo la primera fábrica de hielo, que podía producir 30 toneladas al día, y de generación de electricidad de la antigua provincia de Camagüey. Poseía, asimismo, un sistema de alcantarillado Berlín, “Banco, tienda La Comercial, herrería de un irlandés, comercio La Americana, fonda, dos panaderías, aserrío, empacadora de cítricos (…).” En la página de la Enciclopedia Colaborativa Cubana Ecured se lee que el periódico El pueblo, de Ciego de Ávila, en su edición del 19 de diciembre de 1905, decía: “Un oficial norteamericano, George H.Guillet, de Nueva York, que vigilaba el ferrocarril que cruzaba la isla por aquella parte, consiguió el terreno comprendido entre los fortines 35 y 44. Estableció un mercado agrícola llamado Ceballos, que posteriormente fue enriqueciéndose con alcantarillas, luz eléctrica, un banco, un hotel y otras comodidades”. “El fenómeno de ceballos data de siete años antes” En tanto la población de la ciudad avileña tuvo que esperar varios años. El hombre que tomó la iniciativa de instalar la electricidad en la próspera localidad fue el ingeniero Manuel Pedro Cadenas Castaner, propietario que con residencia en la calle Línea, del aristocrático reparto Vedado, en la capital del país, de seguro allí estaba al tanto del impetuoso avance que en el campo de la electricidad se estaba produciendo en el llamado interior de la isla; el que por ser camagüeyano conocía las particularidades del territorio de unos de los principales municipios de su natal provincia. El 28 de febrero de 1910, el Gobierno Nacional, mediante el Decreto Presidencial 199, de esta fecha, le concede permiso a Manuel Pedro Cadenas Castañer, para establecer y explotar una planta eléctrica en la ciudad de Ciego de Ávila, en la entonces provincia de Camagüey; para alumbrado y fuerza motriz y el 13 de febrero de 1911, mediante el Decreto Presidencial 96, de esta fecha, el Gobierno Nacional concede autorización a Manuel Pedro Cadenas Castañer, para establecer y explotar una fábrica de hielo en la ciudad de Ciego de Ávila, en la provincia de Camagüey. El 31 de agosto de 1911, fecha en que llegó, ya para quedarse, la electricidad a la localidad. Entra en servicio la planta eléctrica de la ciudad de Ciego de Ávila, en la provincia de Camagüey, propiedad del citado ingeniero. Se ubicaba por el frente con la línea del ferrocarril de la The Cuba Railroad Company y la calle ancha del norte, en un edificio de tres naves de mampostería con techo de hierro galvanizado y ondulado, donde se encontraban las maquinarias y equipos de la propia planta eléctrica y la fábrica de hielo. Ocupaba un área de 600 metros cuadrados. El hecho fue reflejado de inmediato en el principal periódico de la ciudad: El Pueblo. “Anoche hizo su primera prueba la planta eléctrica, con un resultado magnífico…la calle Maceo estuvo iluminada más de una hora, siendo el acontecimiento de la noche, así como también el hotel Telégrafo¨ [existente entonces en la esquina noroeste de la calle Maceo e Independencia] cuya instalación estaba terminada…La casa de Balbín, el Banco Nacional y la casa de Pérez¨ [actual Cruz Verde] ya tienen también sus instalaciones, y de un momento a otro pasará el tendido por nuestras calles.” Seis días más tardes, el 7 de septiembre, el mismo medio informativo en un artículo titulado “La luz eléctrica¨ confirmaba: “Ya es un hecho que el pueblo avileño cuenta con luz eléctrica, con ese gran factor que el progreso hace hoy indispensable para la vida de las poblaciones prósperas y cultas […] Gracias a ellos ya luce en varias casas de comercio y algunas calles, clara y hermosa la luz eléctrica, que cual estrella luminosa señala el progreso de Ciego de Ávila.”

Fotografía tomada en la calle Independencia. Se puede observar que en la época la calle todavía era de tierra, sin embargo, ya contaba con el tendido eléctrico y alumbrado público.

Fue significativo en el referido año el elevado número de nuevas construcciones autorizadas por el Ayuntamiento Municipal: más de 200. Nuevos inmuebles aparecían en lo más céntrico de la localidad: la actual Cruz Verde (1907); el teatro Iriondo y el Hotel Sevilla, ambos desde 1910; el Ayuntamiento (actual sede del Poder Popular Municipal) y la Colonia Española (1911); a lo que se agregaron el arreglo del parque Martí y la inauguración del actual cementerio. Además se trabajaba en los elegantes inmuebles de las farmacias La Central y La Fé (actual restaurant de la Sociedad Árabe, y sede de la misma). La ciudad pasó de 2 919 habitantes (en 1899), a 4 242 habitantes: un 45 % de aumento. El impacto social del luminoso adelanto y la inteligencia de Cadenas lograron incrementar las ganancias de su negocio tras la aprobación por el Ayuntamiento Municipal, en su sesión del 6 de noviembre de 1911, de que se encargara del ¨ […] suministro de alumbrado público. ¨ Constan documentalmente los detalles de la Planta Eléctrica fundada en 1911:¨ […] habiendo hecho la instalación de la referida Planta previo permiso del Ayuntamiento […] y la Fábrica de Hielo ha sido igualmente instalada previo permiso del propio Ayuntamiento…Los edificios los constituyen: uno de tres naves de mampostería y techo de hierro galvanizado ondulado, dedicada una al cuarto de calderas y accesorios, otra a la Planta generatriz, con sus máquinas de vapor acopladas a los generadores, tablero de distribución o conexión […] y en la otra nave está instalada la Fábrica de Hielo con sus compresores, máquinas de vapor, tanque de refrigeración […] ocupando cada nave diez metros de frente por veinte de fondo o sea una superficie total de seiscientos metros cuadrados de fabricación; y de otro edificio de mampostería con techo de plancha de hierro galvanizado y ondulado, destinado a caballerizas, cuarto de forraje y vivienda para la dependencia, estando el resto del terreno yermo destinado a patio¨. En cuanto a la superficie total se define que: ¨Su terreno lo forman: el lote de doce mil metros en que se hayan establecidas las Plantas Eléctricas y de Hielo […] Esta acotación difiere de la encontrada en el libro de Moreira, pero Moreira se acerca más al terreno actual de la planta y esta es poco creíble, teniendo en cuenta que doce mil metros cuadrados, debía ser en aquel entonces prácticamente la superficie de la ciudad. El 13 de febrero de 1911, el Gobierno Nacional le concede autorización a Manuel Pedro Cadenas Castañer, para establecer y explotar una fábrica de hielo en la ciudad de Ciego de Ávila, mediante el Decreto Presidencial 96 y el 1 de abril de 1914 el Ayuntamiento de Ciego de Ávila otorga concesión administrativa a Manuel Pedro Cadenas Castañer, para la construcción y explotación por 30 años del acueducto de la ciudad, según Escritura 4, de esta fecha, ante el Notario de la ciudad de Camagüey Doctor Rafael Flores del Monte. A partir de esta fecha el negocio de la producción de energía eléctrica en Ciego de Ávila estuvo estrechamente vinculado a la producción de hielo y al suministro de agua a través de un acueducto, incluso Ciego de Ávila fue una de las cuatro ciudades de Cuba que tuvo esa particularidad: que la misma empresa fuese la dueña de la electricidad y del acueducto. Sobre este particular pudimos conocer que el veterano líder sindical avileño René Salas Inerarity, trabajó de adolescente en la planta de hielo. Era su tarea repartir el hielo a los clientes la planta, que no eran pocos, pues eran escasos los que disponían de electricidad en sus viviendas y mucho menos los que podían darse el lujo de un refrigerador. Por esta labor la compañía le remuneraba con 25 centavos diarios y un desayuno en el bar cafetería Ayúdame a vivir, todavía existente en la esquina de calle 4 y Chicho Valdés, en Vista Alegre.

Primera planta eléctrica en Ciego de Ávila, fundada el 31 de agosto de 1011.

En la ciudad de Morón, un alemán nombrado Emilio Winters promovió que la electricidad iluminara sus calles. El 14 de junio de 1913, mediante el Decreto Presidencial 223, de esta fecha, el Gobierno Nacional le concede permiso para establecer y explotar una planta eléctrica para alumbrado y otras aplicaciones. El 2 de marzo de 1914, la planta eléctrica de su propiedad, situada al final del aquel entonces de la calle Agramonte, comenzó a rugir su motor de 15 caballos de fuerza que producía 38, 65 kilowatts.

Inauguración de la planta eléctrica en Morón. Fotocopia de la imagen y el pie de foto de una publicación de la época

Al año siguiente Winters vendió la planta a Dorindo Vázquez Sánchez y este, el 4 de septiembre de 1915, junto al señor Alejandro Manjon Fernández aporta la planta eléctrica con todos sus bienes a la Compañía Cubana de Electricidad, S.A, según Escritura otorgada en esta fecha, ante el Notario de la villa de Santa Clara, Doctor Mario Ruiz y Mesa. Esta Compañía amplia la planta con dos motores diesel de 100 hp cada uno, otro de 200 hp y un cuarto motor de 400 hp de potencia, produciendo un total de 1 236. 80 kW. Refiere el periodista José Antonio Quintana García en su sección Estampas avileñas, del semanario Invasor que en algunos asentamientos el uso de la energía eléctrica fue gracias a la iniciativa privada, mediante plantas particulares como la de Ezequiel de la Rosa en Chambas, del doctor José Enrique Bringuier, en Punta Alegre, Armando Montesinos en Tamarindo y Pedro Viñas en Florencia. El 25 de octubre de 1913, mediante el Decreto Presidencial 982, de esta fecha, el Gobierno Nacional concede permiso para establecer y explotar una planta eléctrica para alumbrado y otras aplicaciones, en el poblado de Majagua. El central azucarero Ciego de Ávila, ya inexistente y que lego su nombre al barrio donde se encontraba enclavado, muele por primera vez en la zafra de 1913-1914. La planta eléctrica del central estaba equipada con dos máquinas de vapor, acopladas a generadores de corriente directa marca Drysdale de 50 kW de potencia cada uno, y utilizaba en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. La planta tenía una potencia instalada total de 100 kW. En esa misma zafra muele por primera vez el central azucarero Morón, La planta eléctrica del central está equipada con tres turbinas de vapor marca General Electric, directamente acopladas a tres generadores de corriente alterna, dos de 1 000 kW de potencia y uno de 100 kW, de la misma firma, y utiliza en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. La planta tenía una potencia instalada total de 2 100 kW. Este central en la época de su inauguración era uno de los más modernos y de mayor capacidad de producción de azúcar del país. El central azucarero Patria, de la provincia de Camagüey, muele por primera vez en la zafra de 1915-1916. La planta eléctrica se utiliza exclusivamente para el alumbrado del central, está equipada con una máquina de vapor acoplada a un generador de corriente directa, marca General Electric, de 75 kW de potencia, y utiliza en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. La planta alcanza una potencia instalada total de 75 kW. El central azucarero Algodones, comienza a moler en la zafra de 1916-1917. La planta eléctrica del central estaba equipada con tres turbinas de vapor marca General Electric, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de 500 kW de potencia cada uno, de la misma firma, y utilizaba en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. La planta tenía una potencia instalada total de 1 500 kW. El central azucarero Baraguá, en la zafra de 1916-1917, arranca en su primera molida. La planta eléctrica del central estaba equipada con dos turbinas de vapor marca Allis Chalmers, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de 1 000 kW de potencia cada uno, de la misma firma, y una turbina de vapor marca General Electric, directamente acoplada a un generador de corriente alterna de 750 kW de potencia, de la misma marca; y utilizaba en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. Para el llamado “tiempo muerto”, utiliza una caldera de vapor, y una máquina de vapor marca Harrisburg, que acciona un generador de corriente directa marca Westinghouse de 150 kW de potencia. La planta alcanzaba una potencia instalada total de 2 900 kW. El central azucarero Punta Alegre, comienza a moler en esa misma zafra de 1916-1917. La planta eléctrica del central estaba equipada con dos turbinas de vapor, marca Westinghouse, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de 1 200 kW de potencia cada uno, de la misma firma, y una turbina de vapor marca General Electric, acoplada directamente a un generador de corriente alterna de 500 kw de potencia, del mismo fabricante, que utilizaba en época de zafra, el vapor producido por las calderas alada total de 2 900 kW. En tanto, en la ciudad de Ciego de Ávila, en 1917, el ingeniero Manuel Pedro Cadenas Castañer, propietario de la planta eléctrica y la fábrica de hielo de la ciudad de Ciego de Ávila, aporta estas propiedades a la Compañía Central de Electricidad y Tracción de Ciego de Ávila S.A. Esta compañía tiene como Presidente al ingeniero mexicano Dionisio Velazco Celastillo y como Vicepresidente al propio Manuel P. Cadenas. El central azucarero Violeta, de la provincia de Camagüey, muele por primera vez en la zafra de 1917-1918. Su planta eléctrica estaba equipada con tres turbinas de vapor marca General Electric, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de 1 000 kW de potencia cada uno, de la misma firma, que utiliza en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. Para el llamado “tiempo muerto”, utiliza una o dos calderas de vapor, y dos máquinas de vapor que accionan dos generadores de 150 kW de potencia, cada uno. La planta poseía una potencia instalada total de 3 300 kW. Refiere el historiador José Luis Moreira Peréz en su libro La Electrificación de las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila. Cronología Histórica 1881-2016, que hace su primera molida en la zafra de 1918-1919, el central azucarero Cunagua. Su planta eléctrica del central estaba equipada con cinco turbinas de vapor marca General Electric, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de 1 500 kW de potencia cada uno, del mismo fabricante, y una turbina de vapor marca General Electric, directamente acoplada a un generador de corriente alterna, de la misma marca, de 500 kW de potencia; y utilizaba en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. Para el llamado “tiempo muerto”, utilizaba un motor Diesel marca McIntosch & Seymour que accionaba un generador de 250 kW de potencia, de la firma General Electric. La planta alcanzaba una potencia instalada total de 8 250 kW. Este central azucarero fue terminado en 1918, y es el primer central azucarero de Cuba completamente electrificado al terminar su construcción. La planta eléctrica se encontraba en un edificio independiente de la fábrica de azúcar. El historiador moronense Héctor Izquierdo Acuña, en su obra Historia del municipio Bolivia, Periodo republicano, expresa que el Central Cunagua comenzó su inaugural molida el 9 de diciembre de 1917. Su primera zafra duró 162 días y durante la cual se produjeron 67 661 toneladas de azúcar. Sobre el tema eléctrico Izquierdo Acuña narra…la planta de fuerza motriz disponía de cinco turbogeneradores de 1 500 kilowatts y un generador de 250. La corriente eléctrica era alterna, de 50 ciclos y tres fases de 480 voltios El 20 de febrero de 1920 la propiedad de la planta eléctrica de la ciudad de Ciego de Avila pasó a manos de la ¨Compañía de Servicios Públicos Madrazo, Sociedad Anónima¨, cuyo presidente era el español Francisco Diego Madrazo, con residencia en la capital del país, según Escritura 33, de esta fecha, ante el Notario de La Habana Doctor José Antonio Dowling Puri. Ya en 1923 el valor de la Planta Eléctrica y la Fábrica de Hielo ascendía a la elevada cifra de ¨setecientos cincuenta mil pesos¨ El Decreto Presidencial 215, del 14 de febrero de 1921, publicado en la Gaceta Oficial el día 26 del propio mes y año, el Gobierno Nacional concede a Casildo González Suárez, el permiso para establecer y explotar una planta eléctrica para el alumbrado y otras aplicaciones en el pueblo de Gaspar. Entre 1922-1924 la planta eléctrica de la ciudad de Ciego de Ávila, es ampliada con tres motores Diesel marca Sulzer de 1000 hp cada uno, acoplados a generadores de corriente alterna de 672 kW cada uno, marca Brown Boveri; y un motor Diesel marca Sulzer de 3000 hp, acoplado a un generador de corriente alterna de 2 080 kW de potencia, marca Brown Boveri. La planta alcanzaba en esta última fecha, una potencia instalada total de 4 096 kW.

Fotografía tomada el 11 de enero de 1921 a la subestación todavía existente en la Planta Eléctrica de calle Maceo.

El Decreto Presidencial 1713, del 9 de noviembre de 1963 autoriza a la Compañía de Servicios Públicos Madrazo S.A., para instalar una línea de transmisión eléctrica de 33 000 volt, desde la subestación eléctrica de la planta generatriz de Ciego de Ávila, por las calles C, Narciso López y A, hasta la salida de la ciudad; así como para instalar un nuevo grupo electrógeno de mil caballos de fuerza. La electricidad en Ciego de Ávila no escapó, como tampoco la mayoría de las empresas cubanas, al pulpo imperialista yanqui: a fines de 1924 cayó en manos de la American Foreing Power Company, la que en diciembre de ese año creó en los Estados Unidos, para concentrar todas las empresas adquiridas: la Compañía Cubana de Electricidad, Inc.,subsidiaria de la American & Foreign Power Company, Inc., creada a fines de 1923 y subsidiaria a su vez de la Electric Bond & Share, oficializada en Cuba en febrero del siguiente año. El central azucarero Velasco, muele por primera vez en la zafra de 1924-1925. La planta eléctrica que disponía estaba equipada con cuatro turbinas de vapor marca General Electric, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de 300 kW de potencia cada uno, de la misma firma, que utilizan en época de zafra, el vapor producido por las calderas del propio central. Para el llamado “tiempo muerto”, utilizaba un motor Diesel marca McIntosch & Seymour que acciona un generador de 200 kW de potencia. La potencia instalada era de 1 400 kW. El 27 de julio de 1925 el Ayuntamiento de la ciudad de Ciego de Ávila, suscribe contrato para el alumbrado público del poblado de Majagua, con Manuel García Fonseca, por el término de 9 años, que vence en 1934, según Escritura 141, de esta fecha, ante el Notario de esa ciudad, Doctor Julio Villuendas. Ya en el año 1926 comenzó a utilizarse el primer vehículo motorizado, marca Ford, de los llamados tres patás. En nuestra ciudad en la época solo existían dos autos de esa marca, uno perteneciente a la casa Balbín y el otro ya mencionado. Resulta significativo que en 1927 el director de la General Electric Company of Cuba, M.T. McGovern, al abordar el tema de la energía eléctrica que había instalada en las principales ciudades de Cuba incluyera a Ciego de Ávila con la ¨Compañía de Servicios Públicos Medrazo, Sociedad Anónima¨, con 1,5 MW (la Camagüey Electric Company, en la ciudad capital de la entonces provincia de Camagüey que tenía una extensión y población que la superaba con creces la de Ciego tenía solo el doble de aquella). En 1928 se constituye la División Camagüey de la Cuban Electric Company o Compañía Cubana de Electricidad, de la que formarán parte los Distritos Camagüey, Nuevitas, Florida, Ciego de Ávila, Morón y Sancti Spíritus. En diciembre de ese año a Cuban Electric Company o Compañía Cubana de Electricidad tiene en servicio una línea de 34 500 volt desde el poblado de Jatibónico hasta la ciudad de Camagüey, con subestaciones eléctricas a ese voltaje en las localidades de Jatibonico, Valle, Majagua, Vicente, Gaspar, Corojo, Piedrecitas, Céspedes, Blas, F. Mola y Camagüey, así como ramales con sus respectivas subestaciones, también a 34 500 volt, hacia los poblados de Morón, Stewart (hoy Venezuela), Vertientes y las subestaciones eléctricas de los Acueductos de Ciego de Ávila y Camagüey. Los obreros trabajaban como mínimo 11 horas diarias. Las interrupciones del servicio las atendía un solo hombre con una escalera al hombro. Algunos años más tarde se utilizaba una bicicleta y los interruptores del alumbrado público se accionaban con una vara desde la misma bicicleta. Con posterioridad las interrupciones fueron atendidas en un carretón tirado por una mula, guiado por el trabajador José Pérez Méndez. El obrero que trabajaba en la atención a las interrupciones, partía a las 7:00 a.m. hacia las sucursales de Gaspar, Ceballos y Simón Reyes regresando alrededor de las 4:00 p.m. para de inmediato incorporarse a prestar servicio de guardia en la planta de Ciego de Ávila desde las 6:00 a las 10:00 pm. Trabajaba diariamente 134 0 14 horas diarias y percibía un salario mensual de $55.00. Con el transcurso de los años y paralelamente a la ampliación de unidades generadoras, fueron ampliándose también la capacidad y extensión de las líneas de transmisión y distribución así como las subestaciones y el cuadro eléctrico de la Planta.

Fotografía tomada en la calle Simón Reyes donde se ve un automóvil de los llamados Tres Patás, parecido al comprado utilizado por la guardia eléctrica de la época.

El 14 de enero de 1934, Antonio Guiteras Holmes, quien ocupa la Secretaría de Gobernación durante el gobierno provisional llamado Gobierno de los 100 días, encabezado por Ramón Grau San Martín, decide la intervención de la Compañía Cubana de Electricidad, subsidiaria del monopolio estadounidense Bond and Share, en el contexto de la reclamación que los trabajadores eléctricos le entregan a la administración un pliego de 41 demandas, en una reunión convocada por Guiteras. Tras varios encuentros sucesivos, la patronal acepta 31 de esas reivindicaciones y se compromete a aplicarlas en menos de un mes. El 13 de enero, al ver que la compañía no parece dispuesta a cumplir sus promesas, los trabajadores van a la huelga y dejan sin luz a la capital. Guiteras trata de resolver la situación, pero el gerente general yanqui rehúsa encontrarse con el ministro cubano. Este ordena que conduzcan al huidizo administrador ante él a la hora que fuera. En plena madrugada el funcionario norteamericano es localizado. En compañía de un abogado de la empresa foránea, se presenta ante Guiteras. A esa hora pretende volver a discutir las 31 demandas ya convenidas. Guiteras lo interrumpe: “Señor administrador, el gobierno cubano no puede esperar más […], no le es posible afrontar tan grave situación, ni obligar a los obreros a trabajar si no se accede a sus justas demandas. En vista de ello el gobierno cubano interviene provisionalmente la compañía mientras ustedes discuten”. En el capitolio, a la luz de una vela, un abogado redacta el decreto de intervención provisional. Guiteras (en la foto, el momento en que ejecuta la intervención) lo suscribe y se lo lleva al presidente Grau, quien también estampa su firma. Una copia del decreto es enviado a las oficinas de la Gaceta de la República de Cuba para su publicación. El denominado Decreto 172 constituye un sensible golpe a los intereses norteamericanos en Cuba. Sin dudas, la decisión más radical y valiente ordenada y ejecutada por el destacado líder revolucionario.

Fotografías tomadas en actividades del Sindicato de Trabajadores de Plantas Eléctricas y del Agua, en Morón, la primera y en Ciego de Ávila, la segunda. Obsérvese en ambas la bandera norteamericana como símbolo de los verdaderos dueños de la Compañía Cubana de Electricidad.

En 1946 es instalado en la planta eléctrica del poblado de Florencia, en la provincia de Camagüey, un grupo electrógeno formado por un motor diésel marca International Harvester, acoplado directamente a un generador de corriente alterna, marca Century, de 30 kW de potencia y en 1950 uno similar en la planta eléctrica del poblado de Júcaro. En enero del siguiente año entra en funcionamiento una planta eléctrica para desarrollar las labores durante el “tiempo muerto” en el central azucarero Algodones. La planta estaba equipada con un motor Diésel marca Buckeye, acoplado directamente a un generador de 1 75 kW de potencia, del fabricante General Electric. La planta en esta fecha alcanzaba una potencia instalada total de 1 675 kW. Consta en la Memoria Anual de 1953, de la Compañía Cubana de Electricidad que «las ventas por concepto de agua y hielo mermaron durante 1953, como consecuencia de la política de la compañía de retirarse de estas dos clases de negocios. Al terminar el año 1 la Compañía, ya había descontinuado la fabricación de hielo en Guantánamo y Ciego de Ávila, suministrando servicio de agua, solo en dos comunidades, a saber, Ciego de Ávila y San Antonio de los Baños…y actualmente se llevan a cabo gestiones para el traspaso del acueducto de Ciego de Ávila a otros intereses». En 1955 es instalado en la planta eléctrica del poblado de Punta Alegre, un grupo electrógeno formado por un motor diesel marca Hércules Diesel, acoplado directamente a un generador de corriente alterna, de 60 kW de potencia. Los yanquis a través de una elevada tarifa eléctrica fueron sistemáticamente incrementando sus ganancias a costa del pueblo, razón por la cual se produjeron los avileños protagonizaron numerosas protestas a lo largo de los años, destacándose la encabezada por los seguidores del líder ortodoxo Eduardo R Chibás, cuyo acto principal se realizó en la calle Fernando Callejas, entre Independencia y Libertad, frente al Instituto de Segunda Enseñanza, destacándose los jóvenes ortodoxos, entre ellos Ezequiel Rosado y José Huergo. El veterano liniero Alfredo Ruiz Corona en entrevista realizada en el II Taller de Historia Memoria Viva. Homenaje para un Centenario, narró que comenzó a trabajar en el sector de la electricidad como liniero en 1953 en Santiago de Cuba. Para llegar a esta plaza pasó un curso en los que matricularon 30 aspirantes y lograron graduarse 17. En ese curso el que en las prácticas se caía, tenía que ir para el médico y causaba baja. Nos contó que él cumple año el 26 de julio y el día 25 decidió viajar a Ciego de Ávila para celebrarlo en familia y ya estando en esta ciudad se entera del asalto al Cuartel Moncada. Posteriormente opta por una plaza fija de liniero en Manzanillo. Cuenta que hasta el momento no era fijo y con un accidente podía quedar sin trabajo. En esa época los lineros apenas usaban escaleras. El ascenso a los postes era con espuelas. Después de dos años trabajando allá se le presentó la oportunidad de hacer una permuta con un liniero que ejercía su labor en Ciego de Ávila y quería ir para Manzanillo. Relata que las medidas de seguridad eran pésimas, pero que el personal era escogido rigurosamente. Todo el trabajo de mantenimiento y rehabilitación de las redes eléctricas era en caliente. Aunque señala que en Ciego de Ávila aun cuando era la misma Compañía Cubana de Electricidad las condiciones de trabajo eran superiores a las que existían en Oriente. Cuando no había interrupciones los linieros tenían que salir a podar. Las 8 horas de trabajo eran muy bien aprovechadas. En la segunda mitad de la década de 1950 como parte de nuevas inversiones de la compañía yanqui se construye la planta eléctrica de Vicente. En la Memoria Anual de 1955, de la Compañía Cubana de Electricidad, se encuentra que «asimismo durante el año los trabajos de construcción de la planta eléctrica de vapor de 10 000 kW en Vicente, área de Ciego de Ávila, en la provincia de Camagüey, la cual se espera sea puesta en operación a fines del presente año». En la Memoria Anual de 1956 se dice en el texto acompañante de una imagen en la contraportada «vista de la nueva estación de vapor-electricidad de la Compañía en Vicente, provincia de Camagüey. Esta estación, con dos unidades de 5.000 kilovatios, fue puesta en operación en marzo de 1957. Es la última incorporación al sistema de generación de la Compañía bajo su programa de expansión planeado». Ya en la Memoria Anual de 1957 también acompañando una imagen en la contraportada se expresa «unidad no. 3 de 18.000 kilovatios, cuya terminación está prevista para 1958, con un costo de 3.900.000 pesos, se está agregando a la estación de vapor-electricidad de Vicente, Camagüey, aumentando la capacidad de generación de la planta a 19.000 kilovatios».

Fotocopia de fotografía y nota al margen de la construcción de la planta eléctrica en Vicente, en la Memoria Anual de 1953, de la Compañía Cubana de Electricidad

El 15 de marzo de 1957 fue puesta en funcionamiento. Estaba integrada por dos unidades; la primera entra en servicio en esta fecha, y la segunda el día 19 del propio mes y año. Cada unidad está conformada por una caldera de vapor marca Babcock & Wilcox de 34 TON/HR de capacidad, y una turbina de vapor marca Brown Boveri acoplada directamente a un generador de corriente alterna de 5 000 kW de potencia, de igual fabricante, además de los equipos de control y auxiliares correspondientes. Con estas dos unidades la central presenta una capacidad instalada total de 10 000 kW. Esta planta trascendería a la Historia de Cuba más que por su eficiente servicio, por haber sido asaltada e inutilizada el 9 de abril de 1958 por un comando del Movimiento Revolucionario 26 de julio encabezado por Raúl Martínez Alfonso, cuatro de cuyos integrantes, entre ellos Raúl, cayeron pocas horas después asesinados por fuerzas del ejército de la tiranía batistiana cuando en la Carretera Central interrumpían el tránsito en las proximidades de Gaspar.

Planta eléctrica de Vicente, posteriormente llamada Raúl Martínez.

Ese mismo año, 1957 es instalado en la planta eléctrica del poblado de Chambas, un grupo electrógeno formado por un motor diesel marca General Motors, acoplado directamente a un generador de corriente alterna, marca Allis Chalmers, de 80 kW de potencia.

Los trabajadores Orlando Santiesteban Morell y David Brito Dueñas operando las calderas 1 y 2 de la Planta Eléctrica de Vicente. 6 de febrero de 1958.

El 24 de junio de 1959, la Compañía Cubana de Electricidad, termina una nueva unidad en la planta eléctrica del poblado de Vicente, conformada por una caldera de vapor marca Combustion Engeneering de 79.4 TON/HR de capacidad, y una turbina de vapor, marca General Electric, acoplada directamente a un generador de corriente alterna de 16 500 kW de potencia, de igual fabricante. Con esta unidad la central alcanza una potencia instalada total de 26 500 kW. Eléctricos en Revolución. Después del triunfo revolucionario, el monopolio yanqui, propietario de la Compañía Cubana de Electricidad, que extraía grandes sumas de dinero para llenar los bolsillos de sus dueños fuera del país, se vio obligado por el gobierno revolucionario a disminuir sus fabulosas ganancias y rebajar la elevada tarifa aplicada, al aprobar el Consejo de Ministros, el 19 de agosto de 1959, la Ley No. 502, que dispone la rebaja de las tarifas eléctricas en un 30 %, en todo el país. Es energizada por primera vez a 34 550 Volt, el 14 de septiembre de 1959, la línea eléctrica de transmisión a 110 000 volt, construida entre las subestaciones eléctricas de 110 000 / 34 500 volt, de Vicente y Cabeza de Vaca (Camagüey). Con esta acción entran en servicio ambas subestaciones a este nivel de voltaje, con un transformador de 25 MVA de capacidad cada uno, marca Westinghouse, de fabricación norteamericana. El 27 de enero del siguiente año es energizada a 110 000 Volt. Con esta acción entran en servicio ambas subestaciones a este nivel de voltaje. En ese año 1960 se trabaja en la construcción de la línea de 110 000 volt, de 82 kilómetros de longitud, entre los poblados de Vicente y Tuinicú, situado este último en la entonces provincia de Las Villas y se instala en la planta eléctrica del poblado de Tamarindo, un grupo electrógeno formado por un motor diesel marca General Motors, acoplado directamente a un generador de corriente alterna, de 30 kW de potencia. El 6 de agosto de 1960, en respuesta a la supresión de nuestra cuota azucarera, por parte del imperialismo, se procedió a su intervención, pasando su propiedad a manos del pueblo, en virtud de la Resolución No. 1, de la Ley No. 851, promulgada el 6 de julio de ese mismo año, en la que se nacionaliza la Cuban Electric Company o Compañía Cubana de Electricidad, y como parte de esta entidad empresarial, su División Camagüey. A partir de esta fecha la empresa se denomina oficialmente Compañía Cubana de Electricidad Nacionalizada. Con esta medida, se abre una nueva etapa para el desarrollo del sector eléctrico en nuestro país. A partir de ese momento la planta eléctrica de Ciego de Ávila toma el nombre de Cloroberto Echemendía, mártir avileño torturado y asesinado por esbirros batistianos el día 11 de abril de 1958, en medio de la represión de la tiranía tras los sucesos de 9 de abril. Del 22 al 24 de noviembre de 1961 se celebró el Primer Congreso Nacional (constituyente) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Energía Eléctrica y la Electrónica. Es elegido el compañero Gustavo Betancourt Salgado, como Secretario General del Consejo Provincial de Camagüey. En aquellos primeros años un solo carro atendía las zonas de Ceballos, Gaspar, Venezuela y Júcaro. Este carro atendía las interrupciones y trabajos de mantenimiento hasta las 3:00 p.m., hora en que entraba a funcionar ese mismo transporte con otro personal prestando servicio hasta las 11:00 p.m. Las interrupciones que ocurrían durante la noche no se atendían hasta la mañana siguiente, así como tampoco las ocurridas los domingos. El Comandante Ernesto Che Guevara, ministro de Industrias, el 23 de noviembre de 1963 clausura el Primer Fórum Nacional de Energía Eléctrica, donde expresa: “Tenemos que afrontar la tarea gigantesca de electrificación total del país, mediante la unificación de nuestros dos sistemas; el llevar la electricidad a una inmensa zona de Cuba que no la tiene, o que la tiene en forma ineficiente por plantas aisladas, y en extendernos, además para llevar la electricidad hacia el campo”. Sobre aquellos primeros años de la Revolución, Arcadio Martínez Brito, recientemente fallecido, hermano del mártir Pedro Martínez Brito, nos rememoró que en marzo de 1963 fue nombrado para administrar el Distrito de la Empresa Eléctrica. Ahí sustituí a Plinio Rodríguez. Estando en ese cargo hubo que romper algunas tradiciones como por ejemplo: los linieros y los trabajadores de la planta no podían entrar a las oficinas. Prosiguió explicándonos que en aquellos años éramos un distrito que atendía lo que es hoy la provincia de Ciego de Ávila, además de Jatibónico. Se montaron plantas eléctricas en Chambas, Florencia y Punta Alegre. En Tamarindo había una plantica que abastecía al poblado alrededor de tres horas diarias en horario nocturno por lo que se electrificó ese asentamiento, tirando la línea desde Florencia mediante trabajos voluntarios los sábados y domingos al igual que la electrificación del poblado de Júcaro. El 29 de julio de 1963 es energizada la línea eléctrica de transmisión a 110 000 volt, de 82 kilómetros de longitud, entre los poblados de Tuinicú y Vicente, el primero, en la provincia de Las Villas. Con la conclusión de este último tramo, queda completamente en servicio la línea de 110 000 volt, de 543 kilómetros de longitud, del Sistema Occidental de la Compañía Cubana de Electricidad (ahora Empresa Consolidada de la Electricidad “Antonio Guiteras”, perteneciente al Ministerio de Industrias); desde la subestación eléctrica de 110 000 / 66 000 / 34 500 / 13 800 volt de Naranjito, ubicada en la ciudad de La Habana, hasta la subestación 110 000 / 34 500 volt de Cabeza de Vaca, en la ciudad de Camagüey. En 1964 se constituye el Regional Ciego de Ávila de la Empresa Consolidada de la Electricidad “Antonio Guiteras”, perteneciente al Ministerio de Industrias y en junio de 1967 pasa al Ministerio de la Industria Básica. Entra en servicio, el 10 de octubre de 1970, la línea de transmisión a 110 000 volt, entre las subestaciones eléctricas de 110 000 / 34 500 volt de Vicente y la de 110 000 / 34 500 volt de Morón. Esta última subestación fue puesta en servicio en esa misma fecha, con un transformador de 25 MVA marca Skoda, de fabricación checoeslovaca. La línea es energizada provisionalmente a 34 500 volt. En diciembre de 1970 se celebra el congreso constituyente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Básica. El 2 de diciembre de 1973 se inicia la electrificación de 150 viviendas en Miraflores, en el actual municipio de Bolivia. Por orientaciones emanadas de nuestro gobierno revolucionario se crearon sucursales en Gaspar, Ceballos, Venezuela y Jicotea. Con ellas se ubicaron carros y personal de línea en cada uno de estos lugares para ofrecer un servicio más eficiente a la población. En el año 1975 se crea la Brigada en Caliente, que realiza trabajos en líneas eléctricas de 33 kV a 220 kV y participa en múltiples tareas que constituye un aporte de nuestra provincia a los trabajos en líneas energizadas, a la economía del país y a la continuidad del servicio que se brinda al pueblo. En el II Encuentro Nacional de Brigadas en Caliente celebrado en nuestra provincia, esta brigada alcanzó un meritorio segundo lugar. En 1975 se funda el Despacho de Distribución de la Provincia, que recibe el nombre de Camilo Cienfuegos y que sustituyó al viejo Cuadro Eléctrico. Su construcción se realizó en saludo al I Congreso del Partido Comunista de Cuba y significó un gran paso de avance, al lograrse un servicio más eficiente por medio un carro de guardia las 24 h y sin detenerse ante tempestades u otros fenómenos atmosféricos. En 1976 fue dadas de baja del Sistema Electroenergético Nacional, las cuatro unidades (tres de 672 kW cada una y la cuarta de 2 080 kW de potencia), puestas en servicio entre 1922 y 1924, de la central termoeléctrica Cloroberto Echemendía (antigua planta eléctrica de Ciego de Ávila). Con esta desactivación la central queda fuera de servicio. En Agosto de 1977, se realiza el congreso Constituyente del Sindicato Nacional de Trabajadores Químico- Energéticos. El 16 de julio de 1978 llega hasta el poblado de Vicente con tres meses de antelación a la fecha prevista, la construcción civil de la línea de 220 kV, una de las más importantes obras del país en ese quinquenio y es puesta en servicio una subestación de 110 kV en Morón, con el objetivo de mejorar la confiabilidad del servicio y el voltaje. La puesta en marcha de esta subestación fue realizada por personal de nuestra provincia. En 1980 la celebración del Acto Central por el 26 de Julio, en nuestra provincia dio lugar a mejoras de suma importancia en el servicio eléctrico, como la construcción de una subestación de 220 kV y el cumplimiento de un acuerdo del I Congreso del Partido referente a enlazar a 220 kV el Sistema Electroenergético Nacional. El 9 de marzo de 1980 entra en servicio la línea de transmisión a 220 000 volt, entre las subestaciones eléctricas de 220 000 / 110 000 volt de Santa Clara y la de 220 000 / 110 000 volt de Vicente, en la provincia de Ciego de Ávila, que fue puesta en servicio en esa misma fecha, con dos autotransformadores de 25 MVA cada uno, marca ETZ, de fabricación soviética. La línea es energizada provisionalmente a 110 000 volt. Paralelamente se realizaron trabajos en la reparación de la subestación de Ciego de Ávila, en la que se cambiaron los interruptores de 33 kV y se montó un nuevo sistema de protecciones. Se efectúa en febrero de 1981. El Congreso Constituyente del Sindicato Nacional de Trabajadores de las Industria Química, Minera y Energética. En febrero de 1982 la planta eléctrica del central azucarero Enrique Varona González (ex Adelaida), es sincronizada al Sistema Electroenergético Nacional (SEN); La Planta estaba equipada con tres turbinas de vapor marca Kaluga, fabricadas en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), directamente acopladas a generadores de corriente alterna marca Electrosila de 4 000 kW de potencia cada uno, de igual procedencia. Con esta acción se logra que el central tribute electricidad generada a partir de la combustión del bagazo de la caña de azúcar, una energía mucho más barata que la producida con combustibles fósiles lo que redunda en un considerable aporte a la economía del país. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. La planta dispone de una potencia instalada total de 12 000 kW. El 28 de abril del mismo año entra en servicio la línea de transmisión a 110 000 volt, entre las subestaciones eléctricas de 220 000 / 110 000 volt de Vicente y la de 110 000 / 34 500 volt de Violeta, ambas en la provincia de Ciego de Ávila, siendo esta última subestación puesta en servicio en esa misma fecha con un transformador de 25 MVA marca Skoda, de fabricación checoeslovaca. En enero del siguiente año (1983) Las plantas eléctricas de los centrales azucareros Primero de Enero (ex Violeta) y Bolivia (ex Cunagua) son sincronizadas al Sistema Electroenergético Nacional (SEN).Estaban equipada con tres turbinas de vapor, la primera y una, la segunda, marca Kaluga, fabricadas en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), directamente acopladas a generadores de corriente alterna marca Electrosila de 4 000 kW de potencia cada uno, de igual procedencia. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. Las plantas disponían de una potencia instalada total de 12 000 kW y 4 000 W respectivamente. También en esa fecha es sincronizada al Sistema Electroenergético Nacional (SEN) la planta eléctrica del central azucarero Venezuela (ex Stewart). La planta estaba equipada con tres turbinas de vapor marca VEB, fabricada en la República Democrática Alemana (RDA), directamente acoplada a un generador de corriente alterna marca Skoda de 3 000 kW de potencia, de igual procedencia. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. La planta dispone de una potencia instalada total de 9 000 kW. El 6 de noviembre de 1083 son sustituidos los autotransformadores de 25 MVA cada uno, de la subestación eléctrica de 220 kV de Vicente, por un nuevo autotransformador de 220 000 / 110 000 volt de 125 MVA de capacidad, marca ETZ, de fabricación soviética. En ese año se crea la Subdirección Ciego de Ávila en la Empresa de Transmisión y Distribución Camagüey. Es nombrado subdirector de esta entidad el ingeniero Rafael González Ramos. En enero de 1984 la planta eléctrica del central azucarero Ecuador (ex Baraguá), es sincronizada al Sistema Electroenergético Nacional (SEN). Estaba equipada con tres turbinas de vapor marca VEB, fabricada en la República Democrática Alemana (RDA), directamente acoplada a un generador de corriente alterna marca Skoda de 1 500 kW de potencia, de igual procedencia, y una turbina de vapor marca Kaluga, fabricada en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), directamente acoplada a un generador de corriente alterna marca Electrosila de 4 000 kW de potencia, de igual nacionalidad. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. La planta dispone de una potencia instalada total de 8 500 kW. En 1988 se constituye la Unión Eléctrica, del Ministerio de la Industria Básica, a partir de la fusión de las Uniones de Generación, y de Transmisión y Distribución Eléctricas y se crea la Empresa de Transmisión y Distribución Ciego de Ávila, perteneciente a la Unión Eléctrica, del Ministerio de la Industria Eléctrica. Es nombrado como director el ingeniero Rafael González Ramos. De esa etapa nos contó Bienvenido Herrera, recientemente fallecido, Hijo Ilustre de la Ciudad, líder excepcional y dirigente del Partido en la esfera que atendía al sector eléctrico en Ciego de Ávila, designado en 1984 como subdirector comercial de la Empresa Eléctrica avileña en ciernes, que fue difícil independizarse de Camagüey porque Ciego le era importante desde el punto de vista económico. La actividad de comercial fue una de las primeras en desarrollarse y logra independizarse y convertirse en Subdirección Comercial de la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila en 1986. Los recibos se hacían a mano, algunos a máquina, la primera computadora vino para la actividad de comercial y la usaba Economía y Comercial, había que utilizarla hasta por la madrugada, se pedía ayuda a la Universidad, tenían una máquina de perforar y nos ayudaban a hacer los recibos, había que llevar los recibos a Camagüey y allí se tiraban, cuando llegaban a Ciego ya estaban fuera de fecha, era un trámite engorroso. El indicador días créditos, que es lo que le adeudan a la Empresa, había personas que debían hasta dos y tres meses y esto deterioraba la economía de la Empresa, después se pasó para el Centro de Cálculo. Se comenzó la prueba por Florencia, el municipio más chiquito, después fue Ciego, Morón y fuimos avanzando. Se compró una máquina procesadora, que si se rompía había que pedir ayuda al Minint o al Ministerio de la Agricultura. Entra en servicio, el 3 de octubre de 1989, la línea de transmisión a 110 000 volt, entre las subestaciones eléctricas de 220 000 / 110 000 volt de Vicente y la de 110 000 / 34 500 volt de Florida, en la provincia de Camagüey. En 1990, la Empresa de Transmisión y Distribución Ciego de Ávila, cambia su denominación a Organización Básica Eléctrica Provincial Ciego de Ávila. En 1991 el país cae en una profunda crisis económica, que afecta entre otros, el servicio eléctrico a la población, con prolongados y molestos apagones; tomándose urgentes medidas por parte del Gobierno Revolucionario, para atenuar esta situación y garantizar la continuidad del funcionamiento de los servicios básicos de la población. Esta crisis da lugar al llamado “Período Especial” en tiempo de paz, consecuencia del desmoronamiento del campo socialista, en especial de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviética (URSS), y el recrudecimiento del bloqueo económico y financiero implementado por los Estados Unidos en contra del gobierno y el pueblo cubanos. El 25 de septiembre de 1992 entra en servicio la línea de transmisión a 110 000 volt (cambio de denominación de la línea Vicente 220 kV – Morón 110 kV) entre las subestaciones eléctricas de 220 kV de Vicente y la de 110 000 / 34 500 volt de Ceballos, ambas en la provincia de Ciego de Ávila, que entró en servicio en esta fecha con un transformador de 25 MVA marca Skoda, de fabricación checoeslovaca. Tras un intenso esfuerzo, el 5 de septiembre de 1994, tras más de ocho meses de trabajo, las tres unidades de la central termoeléctrica Raúl Martínez, de Vicente, en la provincia de Ciego de Ávila, quedaron nuevamente sincronizadas al Sistema Electroenergético Nacional; por primera vez, en los últimos tres años. Las tareas emprendidas abarcaron el mantenimiento capital a la unidad uno, la restauración de la dos, la reparación capital de las torres de enfriamiento uno y dos, y arreglos parciales en la unidad tres, que permitieron rescatar la capacidad instalada de las unidades uno y dos, de 5 000 kW cada una, y de lograr que la unidad tres alcanzara una potencia de 15 000 kW, con lo que la central alcanzó una potencia instalada total de 25 000 kW. Luego de concluida una reparación capital (general), el 18 de junio de 1995, es sincronizada al Sistema Electroenergético Nacional la unidad tres de la central termoeléctrica Raúl Martínez. Esta reparación capital le restituye a están unidad la potencia instalada original de 16 500 kW, por lo que la central vuelve a disponer de una capacidad instalada total de 26 500 kW. En 1995 es inaugurada la nueva sede de la Oficina Central de la Organización Básica Eléctrica Provincial Ciego de Ávila, ubicada en la Avenida de los Deportes esquina a la Circunvalación Norte, en la ciudad capital. La planta eléctrica del azucarero Máximo Gómez (ex Punta Alegre), en enero de 1997 es sincronizada al SEN. En esta fecha estaba equipada con tres turbinas de vapor marca VEB, fabricadas en la República Democrática Alemana (RDA), directamente acopladas a un generador de corriente alterna marca Skoda de 1 500 kW de potencia, de igual procedencia. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. La planta dispone de una potencia instalada total de 4 500 kW. En igual fecha es sincronizada la planta eléctrica del central azucarero Orlando González (ex Algodones). Estaba equipada con dos turbinas de vapor marca General Electric, de fabricación norteamericana, directamente acopladas a generadores de corriente alterna de igual fabricante y procedencia de 2 000 kW de potencia cada uno. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. La planta dispone de una potencia instalada total de 4 000 kW. También es sincronizada la planta eléctrica del central azucarero Ciro Redondo (ex Morón).La planta estaba equipada con dos turbinas de vapor marca VEM, fabricadas en la República Democrática Alemana (RDA), directamente acopladas a un generador de corriente alterna marca Skoda de 5 000 kW de potencia, de igual procedencia. Para el período de no zafra, se toma energía eléctrica a través de una subestación y una línea eléctrica de 34 500 volt, del SEN. La planta dispone de una potencia instalada total de 10 000 kW. En el curso escolar 1997-1998 se comienza a implementar en todas las escuelas de las enseñanzas primaria, secundaria y media superior de la provincia, uno de los cuatro proyectos del Programa de Ahorro de Electricidad de Cuba (PAEC): el Proyecto docente-educativo de Ahorro de Energía del Ministerio de Educación (PAEME), en estrecha coordinación con la dirección de Uso Racional de la Energía, de la Unión Eléctrica del Ministerio de la Industria Básica. El 16 de noviembre de 1997 se inicia la aplicación del Programa de Ahorro de Electricidad en Cuba (PAEC), que tiene como objetivos fundamentales: reducir la demanda máxima y la tasa de crecimiento anual de consumo eléctrico, desarrollar hábitos y costumbres en el uso racional de la energía y la protección del medioambiente en las nuevas generaciones; y desarrollar una nueva normativa y una política de precios que garanticen una buena eficiencia energética de todos los nuevos equipos eléctricos que se instalen. Para el logro de estos objetivos se dispuso la creación de grupos de trabajo formados por profesionales (reguladores de carga) en cada provincia. En 1998 es energizada a 220 000 volt, la línea de transmisión eléctrica que enlaza las subestaciones de 220 kV de Vicente y la de 220 kV de Sancti Spíritus, en la provincia de igual denominación. El 21 de abril de 1999 son sincronizados al Sistema Electroenergético Nacional los dos aerogeneradores del Parque Eólico Demostrativo de Turiguanó, en la provincia de Ciego de Ávila. Los aerogeneradores son de la marca Ecotecnia 28, de fabricación española, y están conformados por una turbina eólica, acoplada a un generador de corriente alterna de 225 kW de potencia cada uno. El parque dispone de una potencia instalada total de 450 kW. Es el primer parque eólico construido en el territorio nacional. El 25 de mayo del año 2000 es energizada a 220 000 volt, la línea de transmisión eléctrica (segundo circuito) de 166 kilómetros de longitud, que enlaza las subestaciones de 220 kV de Santa Clara, y la de 220 kV de Vicente. A partir de esta fecha, el Sistema Electroenergético Nacional (SEN) cuenta con dos líneas independientes de transmisión a 220 000 volt, lo cual duplica la capacidad de transferencia de energía – en ambas direcciones – entre el Oriente y el Occidente del país, y posibilita reducir los apagones y garantizar una transmisión de electricidad más confiable y segura. Ese año son dadas de baja del Sistema Electroenergético Nacional, las unidades uno y dos de 5 000 kW de potencia cada una, puestas en servicio en 1957, de la central termoeléctrica Raúl Martínez. Con esta desactivación la central queda con una potencia instalada total de 16 500 kW. También en el transcurso del año, el Consejo de Ministros aprueba la aplicación del Programa de Contingencia Energética en toda la nación, que está vigente hasta el año 2004, con la finalidad de minimizar los consumos de electricidad y combustible, y desplazar las cargas fuera del horario pico, para garantizar al máximo posible el servicio a la población y a las actividades priorizadas por la dirección política del país. El 30 de enero de 2001 mediante acuerdo no. 3855, el comité ejecutivo del Consejo de Ministro certificó la aprobación de la implantación del perfeccionamiento empresarial en la Organización Básica Eléctrica de Ciego de Ávila. Mediante la Resolución 76 del 23 de febrero de 2001, la Organización Básica Eléctrica Provincial de Ciego de Ávila cambia su denominación a Empresa Eléctrica Ciego de Ávila, perteneciente a la Unión Eléctrica, del Ministerio de la Industria Básica. El 1 de abril de 2002 es dada de baja del Sistema Electroenergético Nacional, la unidad tres de 18 000 kW de potencia, puesta en servicio en 1959, y repotenciada en 1996, de la central termoeléctrica Raúl Martínez. Con esta desactivación la central queda fuera de servicio con carácter definitivo. En agosto de ese año son sincronizadas las dos unidades de la Pequeña Central Hidroeléctrica de Florencia, en la provincia de Ciego de Ávila. Las unidades son de la marca Skoda, de fabricación checoeslovaca, y están conformadas por una turbina hidráulica, acoplada a un generador de corriente alterna de 555 kW de potencia cada uno. La pequeña central hidroeléctrica dispone de una potencia instalada total de 1 110 kW. Revolución energética. La Revolución Energética iniciada en el país en el año 2006 da un empuje al desarrollo eléctrico en la provincia, se utilizan altas tecnologías, se desarrolla la generación eficiente de energía con la construcción de los emplazamientos de Grupos Electrógenos Fuel Oil y Diesel, se construyen subestaciones de distribución, se desarrollan tareas de mejoras en las redes eléctricas, cambios de postes y conductores eléctricos en mal estado, sustitución de contadores de energía eléctrica de agujas por digitales, instalación de breakers en todas las viviendas, se sustituyen bombillos incandescentes por bombillos ahorradores y se sustituyen equipos electrodomésticos por nuevos y más eficientes. En junio de 2006, trabajadores de la Empresa Constructora Integral Eléctrica (ECIE) en Ciego de Ávila, modernizan la línea eléctrica de transmisión de 110 000 volt, de unos 30 kilómetros de longitud, en el tramo de Florida a Camagüey, en esta última provincia. Se ejecuta el montaje de otra línea de 110 000 volt con soportes de acero, paralela a la anterior, que tiene soportes de madera, lo que garantizará más seguridad y fiabilidad al Sistema Electroenergético Nacional. Volviendo un poco atrás en el tiempo, en el 2005, a raíz de la Revolución Energética se emprende la instalación de los grupos electrógenos en nuestra provincia, año en que comienza a operar el 23 de agosto, el grupo de generación Diesel de Ciro Redondo con 2 máquinas MTU serie 2000, de fabricación alemana. A partir de este momento comienzan a entrar en operación las siguientes unidades: Primero de Enero, el 25 de octubre del 2005. Sus Unidades de Generación MTU serie 4000 producen con 2 máquinas alemanas Diesel. Bolivia el 1 de enero 2006 con 12 máquinas Diesel SCANIAS brasileñas, enlazadas al SEN. Morón el 26 de febrero de 2006 genera con 8 máquinas MTU serie 4000 de fabricación alemana. Ceballos el 28 de febrero de 200, las Unidades de Generación son a través de 7 máquinas alemanas Diesel MTU serie 4000 Venezuela a partir de 1 de mayo de 2006, produce a través de 15 máquinas Diesel SCANIA. Baraguá desde el 24 de mayo de 2006 cuenta con 20 máquinas Diesel del tipo SCANIA y Chambas el 30 de junio de 2006 con 18 máquinas SCANIA Diesel, enlazadas al SEN (hasta su fusión con Chambas Fuel en septiembre del 2010). El 14 de enero de 2007, como parte de las actividades del Día del Trabajador Eléctrico, es fundado el Emplazamiento de Grupos Electrógenos de Fuel Oil Ciego Centro, hoy conocido como Ciego Norte con 8 unidades en aquel entonces hasta completar las 24 máquinas Hyundai de fabricación coreana con que cuenta actualmente de 1,7 MW cada una para un total de 40.8 MW Posteriormente el 16 de febrero de 2008 se produce la puesta en marcha de la Central Fuel Oíl de Chambas con un total de 12 máquinas Hyundai de 1,7 MW para 20.4 MW hasta septiembre del 2010, donde se fusiona con la Unidad Diesel y pasa a ser Central de Generación Mixta Chambas. El 16 de marzo de 2007, la resolución 106, Yadira García, ministra de la Industria Básica, autoriza la creación de la Empresa de Mantenimiento a Grupos Electrógenos de Fuel Oil, (EMGEF), la cual es creada el 25 de abril del mismo año mediante la resolución 112, de la Unión Eléctrica. El 27 de mayo de 2008, con la resolución 49, el Ing. Rafael Lucio Fernández López, Director General de la Empresa de Mantenimiento a Grupos Electrógenos de Fuel Oil, (EMGEF), crea la UEB Mantenimiento Ciego de Ávila, con domicilio legal en el km 464 s/n de la carretera central, reparto Aeropuerto. El 27 de diciembre de 2007 se crea el Centro Integral de Atención al Cliente, encargado de, la atención de las solicitudes de todos los clientes, de la medición del nivel de satisfacción del cliente, de unificar todos los servicios telefónicos a través del 18888, fortalecer el centro de control para los compromisos con el cliente externo, lograr una imagen única de la Unión Eléctrica, soportada en el manual de identidad de la organización, disminuir el índice de inconformidades en los servicios que brinda la Empresa y mantener informado a todos los públicos de la Empresa. La Empresa Eléctrica Ciego de Ávila tiene certificado, desde el 2010, el Sistema Integral de Gestión (Calidad, Seguridad y Salud y Sistema de Gestión Ambiental) por las NC ISO 14001: 2004, 18001: 2005 y 9001;2008, en el proceso de Generación, de los emplazamientos Fuel Oíl y Diesel, pertenecientes a la Empresa en esa época y luego se amplió esta certificación, en el 2011, a los procesos de Transmisión, Distribución y Comercialización en las Unidades Empresariales de Base: Oficina central, Primero de Enero, Bolivia, Morón, Ciro Redondo, Florencia, Chambas, Venezuela, Cayo Coco y Guillermo y Majagua. Se construye y se pone en marcha la subestación de 110/34,5 kV en Carolina Ciego Soya, la subestación de 110/13,8 kV Ciego Sur y la subestación de 110/13,8 kV en Ciego Norte (incluye construcción de 15 km de línea de 110 kV). Conversión de voltaje de los circuitos 4 y 13 en la ciudad de Ciego de Ávila. Todo estas obras con el objetivo de brindar un servicio de excelencia a nuestros clientes. En febrero de 2012, el Consejo de Ministros acuerda la creación del Ministerio de Energía y Minas, en sustitución del Ministerio de la Industria Básica. Es designado ministro del nuevo organismo, el compañero Alfredo López Valdés. La Empresa Eléctrica Ciego de Ávila, perteneciente a la Unión Eléctrica, del Ministerio de la Industria Básica; pasa al control del Ministerio de Energía y Minas. En marzo de ese año finaliza la electrificación de los nueve bateyes de los centrales azucareros (activos y desactivados), en la provincia de Ciego de Ávila. En una primera etapa se construyeron líneas eléctricas primarias y secundarias, se instalaron metros-contadores, y se remodelaron y construyeron subestaciones eléctricas, en los bateyes de los centrales Patria o Muerte, Orlando González, Enrique Varona y Ecuador. A partir del 2007 se realizaron estos trabajos en los bateyes de los centrales Venezuela, Bolivia, Máximo Gómez, y Primero de Enero; quedando concluidos recientemente, en el batey del central Ciro Redondo. Con estas acciones se logró una mejoría considerable en el nivel voltaje y una mayor confiabilidad en la entrega y control de la energía eléctrica. Estas inversiones beneficiaron a más de 15 000 consumidores residenciales y estatales. El 9 de septiembre de 2012 se produce una interrupción en una línea de transmisión eléctrica de 220 000 volt entre Ciego de Ávila y Santa Clara, ocasionando afectaciones al servicio eléctrico a diez provincias del país, desde Camagüey hasta Pinar del Río. El evento se originó debido a una violación de los límites de transferencia de energía en la línea de transmisión de 220 kV que enlaza las subestaciones de 220 kV de Nuevitas, en la provincia de Camagüey y la de 220 kV de Vicente, en la provincia de Ciego de Ávila. La generación distribuida, tanto aislada como conectada al Sistema Electroenergético Nacional, disminuyó el impacto de esta mega interrupción. La Empresa Eléctrica Ciego de Ávila recibió el 16 de septiembre de 2013, el certificado acreditativo de la firma de la Declaración voluntaria para la protección de la Capa de Ozono, en la que se compromete de forma oficial y pública a implementar, de forma adecuada, las acciones dirigidas a eliminar el uso y consumo de HCFC y equipos que lo contengan en nuestras instalaciones antes del 16 de septiembre de 2030 y optar por el certificado libre de HCFC que otorga el CITMA y la Oficina Técnica del Ozono a las instituciones que hayan eliminados estas sustancias. En octubre de 2015, el Centro Integral de Atención al Cliente, es convertido en Unidad Empresarial de Base Atención al Cliente, acorde con la política empresarial de lograr un mejoramiento continuo para satisfacer las necesidades y expectativas tanto de los clientes externos como los internos. Como parte de la Unidad Empresarial de Base Atención al Cliente, se crea el Centro de Atención Telefónica, para la atención a través de la línea 18888 de las quejas por interrupciones del servicio y las solicitudes de información, servicio que hasta el momento era prestado por el Centro de llamadas de Etecsa. El 17 de junio de 2016, es inaugurado por el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, la nueva sede del Despacho Provincial de Carga Camilo Cienfuegos. En ese año se realizaron actividades dirigidas al mejoramiento de la calidad del servicio prestados a la población tales como, la electrificación de 11 tendederas con más de 400 viviendas beneficiadas. Se electrificó 1 asentamiento en el municipio Florencia, con más de 40 viviendas, se logró la conectividad de todas las instalaciones de nuestra empresa y se inauguró la oficina comercial Bolivia, en el municipio del mismo nombre, en ocasión de celebrarse el Día del Trabajador Eléctrico y ser la Unidad Empresarial de Base Bolivia, sede del acto provincial por la efeméride. El 4 de octubre de 2016, el oriente cubano fue arrasado por el huracán Matthew. Como es habitual ante el impacto de estos fenómenos naturales, un contingente de trabajadores eléctricos marchó ese mismo día hacia Guantánamo, para una vez salido el meteoro del territorio cubano, inmediatamente apoyar a los guantanameros en la recuperación de los territorios dañados. Los eléctricos avileños llegaron hasta intrincados parajes de la serranía. Cientos de viviendas yacían derribadas total o parcialmente, redes eléctricas y telefónicas en el suelo, destrucción por doquier. Y, aun así, rostros agradecidos ofrecían humilde bienvenida, mujeres besaban la mano de los recién llegados, hombres preguntaban en qué podían ayudar. “Gracias por venir, gracias por estar aquí, no pensábamos que llegarían tan pronto.” Imágenes y palabras quedarán guardadas, para siempre, en la memoria de los 170 trabajadores, técnicos, especialistas y directivos del sector eléctrico de Ciego de Ávila que cayeron “como un rayo divino” sobre Baracoa y Maisí, para poner al derecho lo que Matthew creyó apuntarse como demoledor revés. También en el mes de octubre cumplió su primer año de trabajo el Centro de Atención Telefónica, adscrito a la Unidad Empresarial de Base Atención al Cliente, también con un año de creada. Durante el año transcurrido entraron 181630 llamadas, de las cuales fueron exitosas 169 476 y se abandonaron 12154 (para una eficacia del 93%). De las llamadas exitosas, 48874 fueron reportes de interrupción del servicio y 120802, solicitudes de información. El año 2017 es un año donde se comenzó el desarrollo en la provincia de la energía solar. Se emprendió un programa de electrificación de viviendas aisladas. En febrero se inició la construcción de parques fotovoltaicos en Chambas y en Ceballos, de 5 y 4,4 MW/p respectivamente. En las actividades realizadas en la jornada por el Día del Trabajador Eléctrico, fue inaugurada este año la oficina comercial Norte, en la ciudad de Ciego de Ávila y el acto central fue realizado en el municipio Florencia, por haber obtenido la Unidad Empresarial de Base Florencia, la sede central de la celebración. En este año se comenzó el desarrollo en la provincia de la energía solar. Se emprendió un programa de electrificación de viviendas aisladas. En febrero se inició la construcción de parques fotovoltaicos en Chambas y en Ceballos, de 5,0 y 4,4 MW/p respectivamente y en agosto entró en fase de prueba este último. Cuando todo estaba listo para cerrar la historia de la empresa durante estos dos años, Irma un huracán de gran intensidad, catalogado como el más intenso que ha paseado sus vientos y lluvias por el Atlántico y el mar Caribe, azotó nuestra provincia. El pueblo avileño no estaba acostumbrado a un huracán de tal magnitud, cuentan los ancianos que nunca en sus vidas habían visto uno igual. Más de 300 km de líneas, 177 transformadores y 1020 postes del sistema eléctrico fueron dañados en la provincia, por el meteoro, que dejó sin servicio al 100 % de los clientes del país. Además, afectó 133 torres y 1059 lámparas de alumbrado público. Tras el fatídico suceso, la provincia quedó totalmente aislada del SEN y se crearon microsistemas con grupos electrógenos, las llamadas “islas“, para dar servicio a lugares vitales para la economía y la población como los acueductos y hospitales. Debido a las interrupciones a partir del día 8 subieron las llamadas de la población al Centro de Atención Telefónica de la Unidad Empresarial de Base Atención al Cliente, marcando el record de 34 595 llamadas atendidas en 18 días. Similar cantidad a las recibidas en un periodo de tres meses. Pasado el terrible evento, la provincia se volcó a la recuperación. En los días posteriores arribaron contingentes de trabajadores eléctricos de Guantánamo, Granma, Las Tunas y Camagüey, que junto a sus homólogos del territorio trabajaron arduamente en la recuperación del sistema eléctrico, laborando diariamente más de 12 horas de forma ininterrumpidas. Cumpliendo las orientaciones del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministro, se crearon brigadas mixtas con personal de otras empresas del territorio para apoyar la reconstrucción de las redes eléctricas. El 30 de septiembre en acto político cultural celebrado en la plaza Máximo Gómez Báez y presidido por Félix Duarte Ortega, Primer Secretario del Partido en la provincia, fueron homenajeados los contingentes de trabajadores eléctricos que nos apoyaron y tras cumplir su solidaria tarea regresaban a sus provincias y el 24 de octubre en el Teatro Principal y presidio por Félix Duarte Ortega, Alfredo López, Ministro de Energía y Minas y José Cabrera Cabrera, Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de Energía y Minas, se realizó un acto de reconocimiento a todos los trabajadores del sector eléctrico por la inmensa labor realizada en la recuperación del sistema eléctrico. Este 25 de noviembre fue el primer aniversario de la desaparición física de nuestro Comandante en Jefe. Un aniversario luctuoso, en el que la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila rindió homenaje al Gigante que nos trajo esta Revolución tan bonita, al Gigante que desde su roca de granito nos guía en la heroica resistencia del pueblo de Cuba ante las agresiones de todo tipo del imperialismo norteamericano. El lunes 20 de noviembre comenzó la jornada de recordación con un emotivo matutino, presidido por José Cabrera Cabrera, secretario general del SNTEM y en el cual fueron distinguidos con la Distinción Ñico López, cuatro trabajadores que, aunque no han cumplido todavía el requisito de 25 años de labor ininterrumpida en el sector, tuvieron una destacada labor en las tareas de recuperación del sistema eléctrico, tras el paso del huracán Irma. Ese día fue inaugurada una bella exposición dedicada al invicto líder de la Revolución Cubana. Las Unidades Empresariales de Base Venezuela, Majagua, Florencia y Ciro Redondo fueron acreedores de la condición Centro Distinguido Nacional, otorgada por el Sindicato Nacional de Trabajadores de Energía y Minas, por el cumplimiento de los indicadores económicos y el funcionamiento sindical durante el año 2017. A partir del 1ro de septiembre del 2018, la Unidad Empresarial de Base Inversiones pasó a ser una nueva dirección funcional, Dirección de Inversiones mediante la resolución No. 277 del 2018. La nueva dirección tiene como objetivos controlar durante el desarrollo de las inversiones, los plazos, calidad y presupuesto aprobados, contratando, la participación de los restantes sujetos en el proceso inversionista con la finalidad de lograr la máxima integralidad del mismo, aplicar técnicas de dirección y administración propias del proceso , con el objetivo de lograr la eficacia y una adecuada integralidad en la preparación, ejecución, pruebas y puesta en explotación, gestionar y tramitar la fuente de financiamiento, tramitar y obtener los permisos requeridos en las diferentes fases del proceso, presentar, para su evaluación, el estudio de factibilidad técnico-económico a la instancia que corresponda en los diferentes momentos evaluativos, tramitar la inclusión en el plan de preparación de las inversiones y en el plan de ejecución, proponiendo los indicadores directivos correspondientes y coordinando con otros inversionistas la inclusión de las obras inducidas indirectas, proponer designar un inversionista principal en las de complejidad e importancia que requieren de la intervención de varios inversionistas, ordenar la paralización total o parcial de los trabajos cuando sea a su juicio necesario, exigiendo la responsabilidad de cada uno de los sujetos en la preservación de los recursos que se inmovilizan y ejerciendo el correspondiente control, conciliar en la etapa de elaboración del plan anual, las cifras de las capacidades constructivas y hacer el cálculo de las mismas, solicitar las modificaciones del plan previamente solicitadas por los responsables de programas, controlar los inventarios, utilización de los materiales de uso difundido, inventarios de recursos para las inversiones, su distribución y utilización, informar a los niveles correspondientes el estado de ejecución del plan y/o inversiones principales específicas con sus avances físicos y contables, realizar controles y asesorías a las obras en ejecución que responden al resto de los inversionistas directos nombrados por resolución de acuerdo a los programas aprobados, realizar controles y asesorías a las Direcciones Integradas de Proyecto creadas para llevar a cabo ejecución de Inversiones priorizadas, cumple y supervisa el cumplimiento del Decreto Ley 327; en todas las dependencias de la Empresa y cumple y hace cumplir con los procedimientos e indicaciones internas vigentes para la preparación, ejecución y control del proceso inversionista de todos los Programas 1 de diciembre de 2018 fue ejecutada una vía libre en la línea de 33 kV, del 2085, que alimenta la parte norte de la ciudad de Morón y al hospital Roberto Rodríguez. El objetivo fue realizar el desvío de esta línea que interfiere en el proyecto de construcción de 500 viviendas. Un trabajo difícil, de muchos materiales y detalles, y que había que planificar de forma que la afectación, que se calculaba en 8 ó 9 horas fuera menor por la densidad de población y las dificultades del Hospital con su grupo electrógeno. En la importante tarea laboraron de 11 brigadas de trabajo (4 de Ciego de Ávila, 1 de Majagua, 1 de Chambas, 1 de Bolivia, 1 de Primero de Enero y 3 de Morón), además del personal técnico que fue el responsable de la labor de cada brigada, lográndose acortar la vía libre a 6 horas. En la noche del domingo 27 de enero de 2019 un tornado asola varios municipios habaneros. Una avanzada de trabajadores eléctricos de Ciego de Ávila parte hacia La Habana para contribuir a la recuperación de esa provincia, afectada. Desarrollo de la generación eléctrica en el Polo Turístico Jardines del Rey. El 13 de marzo de 1987 encierra un importante y decisivo momento en la historia del Polo Turístico Jardines del Rey. Ese día tuvo lugar la primera visita del Comandante en Jefe Fidel Castro a los 362 metros de pedraplén concluidos hasta entonces. Situado en el extremo del vial, escuchando los detalles del esfuerzo realizado, las limitaciones existentes y sensibilizado con la proeza, Fidel pronunció la frase que a partir de ese momento se convirtió en himno de trabajo y constancia: “Aquí hay que echar piedras sin mirar para alante”, señalaba además, la importancia de continuar desarrollando la infraestructura capaz de soportar el desarrollo turístico alcanzado hasta hoy y el previsto para el futuro. El progreso de la actividad turística ha requerido de la electricidad, las primeras plantas emergentes se instalan en Cayo Coco en diciembre de 1989 consistentes en dos máquinas Skoda, con una potencia instalada de 0,5 MW y en Cayo Guillermo en noviembre de 1993, con máquinas de igual marca y similar potencia. Ya en el 1993 se crea el Centro Operaciones de Generación Cayo Coco con 3 máquinas General Motors con una potencia Instalada de 3 MW. Con el desarrollo turístico tuvo que marchar a la par la electrificación, por lo que en agosto de 1999 son puestos en marcha la Central de Generación Cayo Coco utilizando motores Bazán con una potencia instalada de 6,9 MW y la Central Cayo Guillermo, en el 2000 con un motor Bazán, con una potencia instalada de 3,45 MW, operando y expandiéndose de manera independiente ambos sistemas hasta marzo de 2015 en que se logra interconectarlos, teniendo así un único sistema eléctrico más potente y fiable. Esta inversión, con un costo de 30 millones de pesos, de ellos 14 millones en CUC, fue ejecutada en 30 meses, de agosto de 2012 a febrero de 2015 y sus principales objetos de obra son 4 subestaciones de 34 mil 500 voltios: Cayo Coco, Flamenco, Uva Caleta y Cayo Guillermo. Parte importante de esta inversión son los 38 kilómetros de líneas soterradas en doble circuito a 34 mil 500 voltios que interconectan las 4 subestaciones mencionadas que, unidas a la Central Eléctrica de Cayo Coco, con capacidad de generación de 21.4 MW y la Central Eléctrica Cayo Guillermo de 10.6 MW, conforman la Interconexión eléctrica de ambos cayos, inaugurada por el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés. La puesta en servicio de estas subestaciones y sus líneas de enlace nos permite aumentar la confiabilidad del servicio eléctrico, la eficiencia de la generación, mayor flexibilidad en la operación y garantizar el crecimiento de la demanda prevista hasta el año 2017, en el polo turístico. Bibliografía y fuentes consultadas. Altshuler, José, Etapas de la electrificación en Cuba, www.cubasolar.cu/Biblioteca/Energia/Energia09/HTML/articulo05.htm Anuario Estadístico. Oficina Nacional de Estadísticas de la República de Cuba. Así es la historia, revista Bohemia, 3 de enero de 1914. http://www.bohemia.cu/2014/01/03/historia/asi%20es%20la%20historia-efemerides.html. Boletín Especial por el Centenario de la Electricidad en Ciego de Ávila. Autores: MSc. Ángel Cabrera Sánchez, historiador de la ciudad de Ciego de Ávila y Lic. Dévora Maricela González Silva, Comunicadora Institucional de la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila. Compañía Cubana de Electricidad, Memoria Anual de 1953, Página 5, párrafo 2 Compañía Cubana de Electricidad, Memoria Anual de 1955, A los señores accionistas, página 3, párrafo 2 y Construcción, página 11, párrafo 3 Documentación de la Empresa Eléctrica Ciego de Ávila. (Desde 1987 a la actualidad). Índice Histórico de Ciego de Ávila, de Colectivo de autores, editado por la Sección de La Historia Local: una necesidad en el proceso de enseñanza- aprendizaje de la Historia de Cuba. MSc. Luís Martínez Zamora, historiador de Los Palacios, Pinar del Río. http://www.guerrillero.cu. 4 de septiembre de 1914. Entrevista a Bienvenido Herrera. Jubilado del sector. Recientemente fallecido. II Taller de Historia. Memoria viva. Homenaje para un centenario. Entrevista a Juan Gualberto Gómez, el Maestro, II Taller de Historia. Memoria viva. Homenaje para un centenario. Entrevista a Carlos Ramos Córdova. Jubilado del sector II Taller de Historia. Memoria viva. Homenaje para un centenario. Entrevista a Alfredo Ruiz Corona. Jubilado del sector. II Taller de Historia. Memoria viva. Homenaje para un centenario. Entrevista a Francisco Villanueva Torres. Jubilado del sector. II Taller de Historia. Memoria viva. Homenaje para un centenario. Entrevista a Arcadio Martínez Brito. Jubilado del sector. Recientemente fallecido. Documental Estrellas del Centenario. Realizado por el Grupo de Comunicación Institucional de la Unión Eléctrica. Investigaciones Históricas y el Departamento de Orientación Revolucionaria del Comité Provincial del PCC, Colección: Identidad Cultural Avileña, mayo 1989, pag 38, 39, 79, 83, 84. Moreira Pérez, José Luis, La Electrificación de las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila. Cronología Histórica 1881-2016, Ramos Córdova, Carlos, Síntesis histórica del desarrollo eléctrico de la provincia de Ciego de Ávila y de la planta eléctrica Cloroberto Echemendía (Hasta 1987). Inédito. Revista Identidad, órgano Informativo del DOR y de la sección de Historia del PCC Provincial, Año I, No. I, 1988, pág. 7, 8, 9. Historiografía avileña del siglo XIX hasta el año 2009, de Ángel E. Cabrera Sánchez, Mayda Pérez García y Héctor Izquierdo Acuña., primer párrafo, página 5. Chispazos de la Memoria de José M. Suárez A.Título: Los primeros taxis. Construcción de La Trocha: testimonio del ingeniero José Gago (IV) Compilación de José Antonio Quintana García, Invasor, 13 de julio de 2016