Consejos para mamá y papá

Bebé en peligro¡Cuidado! La electricidad no es un juego de niños.

El creciente aumento del consumo de electricidad, motivado por el incremento de la electrificación en todos los ámbitos de nuestra existencia, con la instalación de todo tipo de electrodomésticos, de máquinas y equipos de iluminación, ha mejorado notablemente nuestro nivel de vida. Desgraciadamente ha traído aparejado un  aumento en forma alarmante del número de accidentes provocados por el uso inseguro de la energía eléctrica.

La intención de estas líneas es llegar a los lectores, tomar conciencia de que la mayor cantidad de accidentes eléctricos son provocados por el mal uso de la electricidad y que debemos utilizarla respetando normas y de esta forma aprovechar los beneficios de esta energía maravillosa. En él encontrarán un resumen de los peligros eléctricos que a diario se presentan en el hogar, y en todo ámbito donde se desenvuelve el quehacer humano. Estos provocan pérdidas materiales y lesiones físicas a miles de personas diariamente en todo el mundo, en la mayoría de los casos irreparables. Pero sobre todo queremos llegar a los padres  y madres, y  enseñarles a proteger a sus hijos y mantenerlos alejados de los peligros de la corriente eléctrica.

No hay nada más triste que ver una inocente criatura accidentada y fallecida por negligencia de nosotros los adultos.

Mamá y papá: Los niños son seres inocentes y divertidos que muchas veces provocan sin ellos saberlo situaciones que, o bien nos divierten mucho o bien nos hacen pasar un mal rato, incluso pueden terminar en una tragedia. Los efectos de la corriente en el organismo están subordinados a factores aleatorios: por dónde llega, qué camino recorre en el cuerpo, cuál es la potencia y cuánto tiempo se está expuesto a ella. Por la TV estamos acostumbrados a leer el mensaje “Los accidentes no son tan inevitables ni tan imprevisibles”, porque lo importante es evitar que ocurra el accidente.

Los tomacorrientes y cables parecen tener una especie de imán para los más pequeños, especialmente cuando están en esa edad en que su forma de descubrir las cosas es palpándolas. Por mucho que intentemos impedírselo sólo tenemos un par de manos y es necesario adelantarse a los hechos por otros medios. Cuando un niño mete los dedos en el tomacorriente o toca un cable eléctrico en mal estado, sus músculos se contraen y se quedan inmóviles, por eso se queda “pegado” y no puede  soltar la fuente.  La corriente eléctrica busca ir a tierra y trata de hacerlo de la manera más fácil, o sea busca el camino que le ofrezca menor resistencia. La electricidad encontrará en el cuerpo de ese niño un camino sencillo para llegar a tierra.

Puede causar diferentes efectos perjudiciales. Cuando la corriente eléctrica pasa a través de algunos materiales estos se calientan. Este efecto es utilizado en muchos artefactos del hogar, como el secador de cabello, la plancha y la hornilla eléctrica. Algo parecido sucede si la electricidad corre por el cuerpo humano. A medida que la corriente avanza, genera calor que va quemando los tejidos. Hay veces en que el shock es tan fuerte, que la contracción muscular provoca dislocaciones, fracturas y contusiones. El afectado puede quedar inconsciente y si el daño ocasionado es sobre el corazón la lesión puede ser fatal.

Cualquier lugar de la casa es peligroso. Los agujeros de los tomacorrientes resultan muy atractivos  a los niños para introducir objetos metálicos. Por esta razón, todos los tomacorrientes que no estén en uso deben estar cubiertos con protectores  plásticos  o  con  cinta  aislante.  Si  no dispusiera de ningún elemento protector, coloque delante del tomacorriente un mueble que el niño no pueda mover.

No es conveniente dejar tijeras al alcance de los niños, no sólo por el peligro que representan sino porque los más pequeños pueden sentirse tentados de cortar un cable sin prever las consecuencias de su acción.

Los padres suelen ser modelos para los hijos, quienes tratan de imitarlos para parecerse ellos. Es conveniente por eso que los adultos no se muestren como electricistas improvisados, reparando cables o artefactos dañados, porque los niños intentarán copiar lo que vieron sin evaluar las consecuencias.

Tampoco es conveniente ocultar lo referido a la electricidad, pues podría producir efectos igualmente perjudiciales. Existen momentos en que el niño pregunta y se debe entonces darle las explicaciones adecuadas. A veces, encontrarlo en una situación riesgosa permite iniciar un diálogo en el que se le explique el peligro al que estaba expuesto. Tenga en cuenta que a veces la curiosidad es mayor que el freno producido por la prohibición. Por eso es importante que los padres subrayen a sus hijos cuándo una travesura puede ser permitida y cuándo deben respetar absolutamente una prohibición.

A menudo los niños no se dan cuenta de los peligros de la electricidad y del equipo eléctrico, muestre a sus niños las líneas aéreas eléctricas y equipos eléctricos y enfatice que nunca deben subirse o jugar alrededor de ellos.

A los niños se les debe enseñar a seguir las siguientes reglas:

  • Nunca trepe árboles cerca de líneas eléctricas, Aunque estas no toquen el árbol, pueden tocarlo con el peso añadido a las ramas.
  • Nunca haga volar su papalote en días nublados.
  • Nunca trepe postes o torres de electricidad.
  • No juegue en o sobre plataformas de montaje de equipo eléctrico.
  • Haga  volar  los papalotes en áreas extensas abiertas como un parque o campo abierto lejos de árboles y líneas eléctricas. Si un papalote se queda atrapada en un árbol cerca de una línea eléctrica, no trepe al árbol para recuperarla. La electricidad puede pasar por la cuerda o cola del papalote y electrocutarle.
  • Nunca, por ninguna razón, entre a una subestación eléctrica –aun por un reto. Las subestaciones eléctricas contienen equipo de alto voltaje que puede matarlo.
  • Nunca rescate una mascota, una pelota o juguete que cae dentro de una subestación.

Tenga cuidado al usar electrodomésticos al aire libre, aunque estén conectados a enchufes con interruptores de falla de circuito a tierra. Nunca toque un electrodoméstico mientras usted este sumergido en una piscina o en la bañadera. Mantenga cualquier electrodoméstico por lo menos a diez pies de piscinas, bañaderas y superficies mojadas. Enseñe a sus niños que es arriesgado nadar en una piscina o estanque cuando una tormenta se avecina.

El agua siempre atrae a los niños, pero el agua y la electricidad nunca se mezclan. Enseñe a los niños mayores a tener precaución antes de enchufar radios, tocadiscos, o cualquier otro aparato eléctrico  afuera,  y  nunca   dejar   ningún  aparato eléctrico o electrodoméstico a la intemperie.

Cuando termine de usar un radio, o cualquier otro aparato eléctrico afuera éntrelo a casa con usted. Si llueve el aparato eléctrico puede mojarse y causar choque eléctrico cuando usted lo desconecte más tarde. Si el clima se ve amenazante levante sus cosas y entre a casa.

En época de lluvias en nuestras calles se forman atrayentes charquitos en los que los niños les gustan saltar o meter sus pies. Cuidado, las áreas inundadas nunca son lugares seguros para saltar y jugar, pueden estar en contacto con equipos eléctricos o líneas eléctricas caídas.

Asegúrese de que su familia sabe que debe alejarse de líneas y alambres eléctricos caídos y enseñe a sus niños a avisar a un adulto si encuentran alambres caídos o descolgados. Las líneas eléctricas caídas son extremadamente peligrosas tanto para niños como para adultos. Siempre asuma que cualquier línea eléctrica caída está energizada y aléjese de ella. Llame al 18888 o al 108 según la provincia, si usted o sus niños encuentran una línea eléctrica caída.

2 comentarios

    • Augusto Cesar Vegav el 4 octubre, 2021 a las 6:12 pm
    • Responder

    Quisiera conocer si existe respuesta mádica bien definida sobre esta sitaución hipotética.
    Una persona, sometida a una decarga en bajo voltaje – 110 v- durante varios segundo 10 a 20 segudnos:
    ¿se consdiera alguna probabilifad de daño en el corazón que solo se detecte por electrocardiograma?
    ¿O sería ese daño un evento poco probable, de probabilidad des preciable?
    ¿

    1. De verse en esa situación debe consultar a un médico. Muchas personas piensan que la 110 no mata, pero sí, todo depende del tiempo de exposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.